Nihil novum sub sole o Déjà vu

viernes, noviembre 12, 2010

Henryk Gorecki

Hoy murió Enryk Gorecki. Sólo conocí su Sinfonía número 3, opues 36, Sinfonía de los lamentos. Es una sinfonía, en este momento la escucha como lamento a su propia muerte, que lentamente, cansadamente, tristemente, lamenta sin descanso a los muertos sin por qué,como fueron las víctimas del nazismo.

Comienzan los violines imperceptiblemente, inaudiblemente a sonar como un murmullo, como un sollozo soterrado pero existente y va aumentando hasta que es imposible no escucharlo, como un estruendo silencioso, y del que nos hace conciente la voz de la soprano, voz que como un ángel nos anuncia la muerte plena, inocente y presente.

Maestro Gorecki, gracias por este hermoso lamento, por este recordarnos el sollozo de los inocentes.

1 Comments:

  • Sobrecogedora y hermosa, su música es pura belleza desgarrada. Que nadie le niegue un trozo de cielo a este hombre, el más católico de todos los cielos (no uno de esos nirvanas pánfilos "progre-chill-out" de anuncio de compresa) , pues merece pompa gloriosa y alborozo allá donde esté. Me sumo amigo a tu dolor

    By Anonymous Kurt218, at 1:48 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home