Nihil novum sub sole o Déjà vu

lunes, septiembre 26, 2005

Como siempre...

Como siempre
soy susceptible de tu piel;
como siempre, me arremolino en ti...
como siempre, el deseo me derrama,
me desborda, como siempre.

La ardiente ondulación de tu pecho,
como siempre, llamando a gritos
mis sentidos, mis manos, mis ojos,
como siempre, abiertos a tu escote.

Alta soberbia de tus pechos
clamando por ser besados,
como siempre, tocados,
tan masculinamente deseados.

Atalaya inmensa de mi deseo,
erecta torre que escalas desnuda,
como siempre, en mi imaginación,
desnuda, como siempre, frente a mí,
rezumando deseo, caricias, cópula,
besos, lengua.

Como siempre, lengua soy para tu cuerpo,
como siempre: un hombre y una mujer
que inician y comienzan
y recomienzan y reinician:
el rito mágico del deseo.

2 Comments:

  • yeah!...
    no pudiste haberlo dicho mejor tratándose de alguien tan romántico como tu. Olé por esa y a tu salud!

    By Blogger Dra. Kleine, at 1:01 p. m.  

  • ¿como siempre?...y si nos saltásemos esa rutina conocida que da resultados esperados, qué nos quedaría?
    Un beso!

    By Blogger alma, at 9:09 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home