Nihil novum sub sole o Déjà vu

jueves, agosto 24, 2006

Ginecoplastia

Estoy ahora besando tus hombros. Tus suaves hombros, redondos. Con mis labios sigo su curvatura esférica y por una inexplicable magia sé que estoy esculpiendo la belleza. ¡Qué perfección! No podría embellecerse más. Eres la cumbre de la hermosura.

Mis dedos apenas si te tocan, rozan y delinean tu piel, tu cuello con sus vellitos dorados; tu cuello, su delicada espalda que se entrega a mi contemplación, a mi juego de la creación, y absorto te creo con mi deseo, que esta vez también coincide con tu cuerpo: nada hay más perfecto que tu piel, que tu cuello, que tu espalda con su suave curva celestial. Y yo soy tu dios porque te creo con mi tacto, con mi vista y tú eres mi diosa perfecta que al crearse me crea y me da sentido. ¿Quién crea con su belleza? ¿Quién es creado por el deseo? Yo te creo, amor mío, y creo en ti.

5 Comments:

  • Wow, no sé que decir, me gustó mucho.
    Como siempre, es un placer leer sus textos.
    SLDS

    By Anonymous miriam, at 6:16 p. m.  

  • Qué bellísimo recorrer...

    Has desatado hermosura con tus palabras...

    By Blogger Rebeca, at 9:32 a. m.  

  • Simplemente: ¡HERMOSO!

    By Blogger Marripotita, at 8:41 p. m.  

  • Y amando como tu...

    Que nadie me quite,
    esos dedos llenos de luz,
    como goteando pequeños soles
    un espejo que reflejan
    el compás del amor,
    que conducen nuestros cuerpos,
    agitados y a la deriva.
    Besos para ti

    Menta

    By Blogger Mentacalida, at 1:50 p. m.  

  • Yo en ti creo
    y me recreo...

    Que palabras , que sentimientos matrimonio perfecto.

    By Blogger Piel, at 12:21 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home