Nihil novum sub sole o Déjà vu

miércoles, octubre 11, 2006

Uroboros


Sueño. Sueño el deseo por mi hermana. La deseo. Veo a mi hermana como la recuerdo no como es ahora. Mi hermana me desea también. El tacto habla por nosotros, la sintaxis de nuestra piel es explícita, pero sobria; elegante, pero liviana. Palpo y esa piel no es más de mi hermana: soy yo mismo reconociéndome por la piel que, aunque superficial, toca la profundidad de mi emoción, de mi ser. Te toco para tocarme. Parto de ti para llegar a mí. No soy yo si no eres tú.

4 Comments:

  • La imagen me recordó a la pescadilla que se muerde la cola

    By Blogger alma, at 11:47 a. m.  

  • Esa es, Alma, sin duda ninguna. Todo es cíclico y parte y llega de nosotros mismos, que partimos y llegamos a un todo.

    Un saludo y un gusto tenerte siempre por aquí.

    By Blogger Óscar, at 1:07 p. m.  

  • Maravilloso, espacio y género.

    Saludos.

    By Anonymous miriam, at 4:00 p. m.  

  • Siempre la piel tiene razón, lleva la última sabiduría.
    Besos cariñosos, querido Óscar

    By Anonymous Cristal, at 9:25 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home